ADAPTÓGENOS

Tecnología de la alimentación

Introducción: estrés ancestral vs estrés actual

El entorno actual es mucho más seguro que hace miles de años en el paleolítico,  cuando los estresores físicos a los que se enfrentaba el ser humano era huir de un depredador, salir a cazar o enfrentamientos con tribus enemigas. Sin embargo, nuestro cableado mental no ha cambiado

Nuestra respuesta fisiológica natural era segregar una hormona llamada cortisol muy útil para luchar contra un enemigo o escapar de un león hambriento porque aumenta la frecuencia cardíaca y ayuda a liberar energía…..pero no te ayudará a pagar la hipoteca o superar los exámenes finales.

Nuestro organismo sigue respondiendo al estrés de la única manera que sabe, a pesar de que las amenazas (estresores) actuales son muy diferentes a las de hace miles de años como puede ser la intensidad en el trabajo, los problemas económicos, dormir poco, los atascos y contaminación o incluso la comida ultra procesada.

Los momentos de estrés agudos y breves se han reemplazado hoy en día por preocupaciones crónicas sin fin. Nunca estamos realmente activos, pero tampoco totalmente relajados. Este estrés crónico produce grandes desequilibrios y trastornos como la obesidad, depresión, ataques de pánico o alzheimer, entre otros.

¿Y si existiera algo que nos active cuando estamos fatigados y nos relaje cuando estamos ansiosos? ¿Algo que optimice nuestro proceso de adaptación al estrés?

Bienvenidos a lo que nosotros llamamos tecnología de la alimentación. Bienvenidos al mundo de los adaptógenos.

El origen

Los primeros usos conocidos de los adaptógenos fue hace 3.000 años en los inicios del Ayurveda en la India y la Medicina Tradicional China, los dos sistemas médicos tradicionales más antiguos que se conocen por utilizar hierbas adaptógenas. 

En la Antigua Grecia, el doctor Dioscórides escribe el texto médico clásico Materia Medicina que describe la aplicación médica de 600 plantas, incluído el uso de rhodiola por los antiguos griegos. 

También usaban con frecuencia la rhodiola los vikingos e incluso la maca andina los guerreros incas del Perú.

«No sobrevive el más fuerte, ni el más inteligente, si no el que mejor se adapta al cambio» – Charles Darwin.

La historia reciente de los adaptógenos empieza con la Guerra Fría. A finales de los años 40, el científico ruso, Nicolai Lazarev, consciente de que los americanos les superaban en tecnología y soldados pensó en sustancias que mejoraran el rendimiento de sus camaradas en un entorno hostil de constante estrés, para obtener cierta ventaja competitiva. 

Nicolai Lazarev
Nicolai Lazarev

Para que una sustancia sea considerada adaptógena debe cumplir tres criterios:

Inocuidad. No ser tóxica para el ser humano ni presentar efectos secundarios.

Respuesta no específica en el organismo. Debe mejorar la tolerancia a cualquier tipo de estresor: físico, químico o biológico. Para el cuerpo, dormir poco o comer mal son también estresores.

Efecto normalizador. Su acción debe adaptarse a la situación. Al reforzar el sistema regulador de la homeostasis, mejoran la respuesta en ambos sentidos. Pueden calmar un sistema hiperactivo o reforzar un sistema alicaído. Esta bidireccionalidad es lo que diferencia a estas sustancias de las demás.

¿Qué adaptógenos utilizamos en BASICO?

Cuando comenzamos a desarrollar nuestro primer producto, snack funcional, pensamos en cuáles eran las funciones del organismo que más necesitamos reforzar en nuestro día a día. Llegamos a la conclusión que fortalecer el sistema inmunitario (Antiox), mejorar la salud de la piel, cabello, uñas y dientes (Beauty), tener un extra de energía (Energy) o al contrario, un relajante que luche contra el estrés (Relax) o recargar fuerzas tras un gran esfuerzo físico o mental (Recovery) son necesidades comunes entre todos los humanos independientemente de su estilo de vida. Una vez definido, buscamos adaptógenos para cada funcionalidad.

Maca Andina

Originaria de Los Andes, y cultivada principalmente en Perú. La usaban los guerreros incas para mejorar su resistencia y vitalidad. Es una fuente concentrada de vitaminas y minerales.

Potencia el rendimiento deportivo (estudio) y mejora el rendimiento sexual, la ciencia avala sus efectos incluso sin alterar los niveles hormonales (estudio).

También mitiga algunos trastornos asociados a la menopausia, desde depresión (estudio) hasta aumento de peso (estudio).

Nosotros la utilizamos en nuestro snack Energy.

Ashwagandha

Ha demostrado reducir el estrés y la ansiedad en múltiples ensayos clínicos (estudio)  pero su lista de beneficios es mucho más amplia.  Ayuda a controlar la glucemia (estudio). Aumenta la testosterona (estudio) y mejora la calidad del esperma (estudio). En mujeres puede mejorar la función sexual (estudio).  Es anabólica. Potencia ganancias de fuerza y músculo (estudio) así como el rendimiento aeróbico (estudio). 

Es efectiva contra la artritis (estudio), probablemente por su capacidad antiinflamatoria (estudio). Posee propiedades anticancerígenas por un compuesto denominado witaferina A, efectivo contra distintos tipos de células tumorales (estudio).

Nosotros la utilizamos en nuestro snack Relax.

Chaga

Es un fortísimo escudo protector para el organismo, de los mayores antioxidantes e inmunomoduladores que se han descubierto. Se conoce como la “perla negra” y crece principalmente en los bosques siberianos soportando temperaturas de hasta -50ºC. Tras la publicación de la obra Pabellón del Cáncer del premio Nobel ruso Aleksandr Solzhenitsyn en 1968, ganó popularidad en Occidente.

Destaca su alto contenido en SOD (superóxido dismutasa) un grupo de enzimas que protegen al organismo de los radicales libres, de ahí su enorme acción antioxidante. También contiene polisacáridos, los cuales ayudan a conservar la salud cardiovascular y mejoran los niveles de azúcar en sangre.

Tiene muchísimas propiedades:

Antienvejecimiento al combatir los radicales libres. Protege todos los tejidos, especialmente la piel reduciendo así los riesgos de cáncer y nutre el cabello, los ojos y las glándulas, gracias a su contenido en melanina.

Modula el sistema inmunitario, controlándolo en casos de enfermedades autoinmunes, alergias, etc. 

Posee capacidad antitumoral, siendo más efectivo cuando se administra en las primeras fases de desarrollo de las enfermedades tumorales. 

Refuerza el Sistema digestivo y hepatobiliar. Ayuda a equilibrar el colesterol. Mejora los niveles de glucosa en sangre y es hepatoprotector ya que disminuye el estrés oxidativo. (Referencias)

Nosotros la utilizamos en nuestros snacks Antiox y Recovery.

Abrir chat